Por Juan Colón

Vinicio Franco, Víctor Víctor, Sony Ovalles, Cheche Abreu, Julio De Windt, Papa Molina, Bartolo Alvarado, Henry Pimentel, Pedro Julio Santana y Summer Carbuccia, diez glorias del arte dominicano con grandiosas trayectorias y admirables vidas.

Ellos no buscaron gloria, ni sus vocabularios eran indecentes, solo trabajaron para dejar un legado noble.

Me senté frente a la pantalla a esperar un segmento en Premios Soberano, donde solo se hablara treinta segundos por cada uno dentro de un show que duró más de tres horas.

Pero olvidé algo, los estragos que causa la involución y como nuestra historia irá siendo cambiada por algo que no sé cómo llamarla ni mi mente no es brillante para entender que nos está pasando y hacia dónde vamos.

Después de ver esa omisión de glorias de la locución, del teatro, del trabajo, me dije en voz baja, Juan ya lo sabes para el próximo, no pierdas tu tiempo.

Por lo menos estos íconos viven en mi corazón. Trazaron un camino de calidad, trabajo, integridad y eso basta para ser eternos en nuestros corazones.

Desde mi asiento le entregué un gran Soberano a cada uno de estos gigantes que sintieron amor y respeto por lo que hacían. Son mi orgullo como aspirante a músico y admirador de gigantes del micrófono.