La tormenta del miércoles puso en evidencia que la infraestructura del subway no está preparada para los efectos del cambio climático.

Así lo afirmó la vicepresidenta ejecutiva de la Asociación Regional de Planeación, Kate Slevin.

El sistema de metro que quedó fuera de servicio, casi por completo, y fue incapaz contener las aguas de las intensas lluvias y colapso del sistema de drenaje.

En un informe reciente, la asociación descubrió que hasta un 20% de los ingresos de las estaciones del metro son vulnerables a la lluvia extrema.

Por ello, los activistas por un mejor sistema de transporte público aseguran que las fallas resaltan la necesidad de más fondos para hacerlo resistente a las inclemencias del tiempo, con lo que también se puede contribuir a combatir el cambio climático al tener menos personas manejando autos.

La gobernadora Kathy Hochul dijo que un desastre como este podría volver a ocurrir pronto.

Por eso se necesita regresar a las estaciones para evaluar dónde hubo más daños e inundaciones y averiguar cómo abordar el drenaje y las alcantarillas pluviales en esas áreas. 

El miércoles por la noche, los trabajadores evacuaron de manera segura 17 trenes parados y no se reportaron heridos.