Por Marilyn Ventura

Errar es de humanos, rectificar de sabios.  Así reza un viejo adagio al que todos recurrimos en momentos que estamos atareados.  Sin embargo, soy de las que pienso que muchas veces es mejor pensar antes de actuar.

Fui una de las más sorprendidas cuando vi aquel grotesco audio visual de la trapera dominicana Tokischa con el multipremiado y aplaudido J Balvin.

Y no es por tratarse de niveles, es un asunto de conciencia, de sentido común y de entender qué le suma y qué le resta cuando se está en una posición como la que tiene el Balvin actualmente.

Sin lugar a dudas esta no era una canción para que J Balvin la interpretada, primero por la calidad de música a la que siempre nos tiene acostumbrados el exponente colombiano y segundo por las letras hirientes y que tanto zahieren la imagen de la mujer en esta canción.

Esa no es la línea de Balvin y me sorprende bastante, que la misma susodicha en cuestión aseguró en una entrevista que le había enviado varias canciones y él personalmente había escogido esta.

Como dice la Biblia: “luego vendrá el llanto y el crujir de dientes”.  Y hoy lo estamos viviendo, primero con la eliminación del vídeo de su canal de YouTube y otras plataformas, y luego con un vídeo ofreciendo disculpas por lo acontecido.  Si hubieses pensado antes de actuar Balvin nada de esto hubiese pasado.

Hasta su propia madre ha dicho: “J Balvin se equivocó”. Y cuando se trata de tu mamá, de verdad que estas críticas duelen mucho más.

Alba Mery no dudó en regañarlo en cuanto vio el video, aunque reconoce que su famoso hijo falló con este sencillo titulado ‘Perra’ junto a Tokischa.

“No veía ahí dibujado a mi hijo; vuelvo a decir, se equivocó, metió los pies, la cabeza… porque él no es así, pero cuando uno se equivoca… hay que responder. Y aunque no lo crean, la mayor lección de vida él me la dio esta semana”, comentó la madre.