Cuando Kanye West anunció su intención de postularse a la presidencia de Estados Unidos, la noticia tomó por sorpresa al público y en especial a la ciudadanía de aquel país.

Desde entonces, muchos de sus seguidores han seguido de cerca cada uno de los pasos del esposo de Kim Kardashian, pues no ha sido fácil su camino al rubro político, ya que se ha enfrentado a las críticas por sus declaraciones sobre cómo le gustaría gobernar, el lema de su presunta campaña que develó en Twitter y la polémica que se suscitó tras su primer evento en campaña en Carolina del Sur, donde reveló que él mismo estuvo a punto de no nacer debido a que su papá quería que su madre lo abortara.

La tarde de este martes se dio a conocer que los esfuerzos del también diseñador de calzado deportivo han tenido resultados, pues aparecerá como candidato presidencial en la papeleta de Mississippi el próximo noviembre. Esto tras haber sido aprobado como candidato calificado por la Junta Estatal de Comisionados Electorales.

El rapero ya ha calificado para figurar como candidato independiente a la presidencia estadounidense en varios estados, incluyendo Arkansas, Idaho, Iowa, Tennessee, Oklahoma y Utah. Para calificar en Mississippi, debía pagar una tarifa de USD 2,500 a la oficina del Secretario del Estado y conseguir las firmas de por lo menos 1,000 votantes de aquel estado.

“Fue interesante verlo escoger Mississippi, y obviamente será interesante ver lo que suceda con ese voto el 3 de noviembre”, dijo el secretario del estado de Mississippi, Michael Watson, tras la reunión de la junta. “Pero sí calificó”.

West, quien una vez apoyó al presidente republicano Donald Trump, anunció el mes pasado que había roto relaciones con el mandatario y que lanzaría su propia candidatura presidencial. Su campaña presentó documentos el 15 de julio ante la Comisión Federal Electoral.

Fuente: INFOBAE