NUEVA YORK.- Las autoridades del estado y la ciudad de Nueva York desplegaron un intenso trabajo durante el fin de semana con el objetivo de garantizar una transición ordenada este lunes a la Fase 4 de su plan de reapertura, un síntoma inequívoco de que el virus continúa retirándose, mientras sigue azotando a otros estados del país.

El gobernador Andrew Cuomo en su informe diario sobre la evolución de la crisis sanitaria señaló que solo el 1.08% de 46,204 pruebas de COVID-19 en el estado de Nueva York dieron positivo el sábado, y la cantidad de personas hospitalizadas con el virus, 722, fue la más baja desde mediados de marzo.

“Continuamos avanzando a través de la pandemia de COVID-19 frente a una explosión continua de casos en todo Estados Unidos, y eso se refleja en las hospitalizaciones de hoy, el número más bajo desde el 18 de marzo, y la tasa de casos positivos”, dijo el gobernador.

El gobernador también confirmó 502 casos adicionales de nuevos coronavirus, lo que eleva el total estatal a 406,807 casos confirmados en el estado de Nueva York.

“Durante estos tiempos de confinamiento y frustración, sé que es tentador estar cansado de las muchas reglas y directrices que ha emitido el estado, pero reitero que esta pandemia está lejos de terminar, y el increíble cumplimiento y la fortaleza de los neoyorquinos son partes clave de nuestra capacidad de luchar contra el COVID-19. Llamo a los neoyorquinos a mantener el distanciamiento social, usar mascarilla, lavarse las manos y a estar vigilantes en Nueva York”, agregó Cuomo.

Con su ingreso este lunes a la Fase 4, la ciudad de Nueva York será la última región del estado en hacerlo. El gobernador Cuomo como el alcalde Bill de Blasio, anticiparon que en esta fase se podría reanudar la producción de películas y series de televisión, los lugares de arte y entretenimiento al aire libre de bajo riesgo, como los jardines botánicos y los zoológicos, también pueden reabrir a una capacidad reducida. El zoológico de El Bronx, por ejemplo, reabre sus puertas a los empleados hoy y al público en general el viernes.

El alcalde De Blasio aclaró que todavía no se permitirá comer en interiores de los restaurantes y que los museos y centros comerciales permanecerán cerrados por el momento.

“La seguridad y la salud es lo primero. Se trata de seguridad. Queremos que las personas vuelvan al trabajo, que recuperen sus medios de vida, queremos recuperar nuestra ciudad”, dijo De Blasio.

Long Island se sobrepone

En la región de Long Island, donde el virus fue agresivo en los meses de marzo y abril, ahora se muestra relativamente bajo control, según las últimas cifras publicadas por el estado. Menos del 1% de las pruebas de coronavirus en Long Island el sábado fueron positivas. El condado de Nassau tuvo 28 nuevos casos, mientras que Suffolk tuvo 26. Ambos registraron una nueva muerte por el COVID-19.

La ejecutiva del condado de Nassau, Laura Curran llamó este domingo a los residentes a mantener la guardia en alto.

Se estabiliza la Regional Capital

El porcentaje de casos positivos de la Región Capital permaneció bajo el sábado, en .08%. En la oficina del gobernador estaban preocupados hace una semana, ya que la zona tuvo el mayor porcentaje de pruebas que dieron positivo en 2.1%.

El condado de Albany anunció que solo agregó un caso de coronavirus positivo el sábado; sin embargo, las pruebas siempre son más bajas los fines de semana, lo que generalmente sesga los números hasta que se publican nuevos datos los martes.

Actualmente hay 3 individuos hospitalizados en el condado de Albany y la tasa de hospitalización se mantiene en 0.14%. Hay un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el condado de Albany.

Fondos para hospitales

Entre tanto, el senador demócrata Chuck Schumer anunció que los hospitales de Nueva York que fueron afectados por la pandemia, incluidos 15 centros en Long Island, recibirán $ 680 millones en fondos federales.

“Han hecho un buen trabajo, pero necesitan ayuda”, dijo Schumer sobre los hospitales en una conferencia de prensa en Manhattan.

Según el senador neoyorquino, el financiamiento es parte de la Ley CARES, que el presidente Donald Trump promulgó en marzo.

Por David Ramirez / Diario NY