Por Marilyn Ventura

En estos días leí un reportaje muy interesante sobre el tema de la caída de la publicidad en muchos de los espacios televisivos de Santiago.

El texto hablaba de la suspensión masiva de publicidad y la disminución de entradas económicas a la industria de la comunicación y el entretenimiento.

Por supuesto hacía énfasis de que esto venía dado como consecuencia de la crisis global causada por el Covid-19.

Era de esperarse que al igual que la televisión de Santo Domingo y otras provincias del país, esta realidad alcanzara la televisión de Santiago de los Caballeros.

Productores como Haime Thomás Frías, Francisco Vásquez, José Fabián, Nelson Javier, Brenda Sánchez y Amaury Polanco han coincidido en que la televisión local está pasando por momentos difíciles.

“Hemos sufrido cortes drásticos en la publicidad privada y oficial, ha sido catastrófico para los medios”, declararon varios de los afectados.

Lo paradójico del asunto es que la televisión y la radio han alcanzado sus mayores niveles de audiencia en estos tiempos de pandemia, ya que la gente está consumiendo estos medios más que nunca.

Es por esto que muchos productores se preguntan qué ha pasado con la publicidad.  Desde luego después de las elecciones presidenciales era lógico que hubiese una baja significativa.

Entiendo lo ideal en estos momentos, es mantener la calma y esperar que las aguas regresen a su cauce.  De seguro en unos meses todo volverá a la normalidad y muchas empresas volverán a confiar su publicidad en el estupendo trabajo que hacen muchos de los programas de Santiago.